SÍGUEME

Mª Dolores Rodríguez, Bonifacio Castaño, David Fernández, Luis Usero, Jesús Villalobos, Yolanda Escudero, Pablo Muñoz, Daniel Díaz y Miguel Doctor son los profesores y estudiantes que conforman el equipo encargado de diseñar y desarrollar el sistema de detección y guiado de personas SíGUEME , un proyecto financiado por la Junta de Castilla La Mancha,  denominado ‘Comunicaciones interactivas e inteligentes en grandes edificios I y II’ . Es el primer sistema de este tipo que se realiza en España. Inicialmente estaba pensado para indicar el mejor itinerario posible a los pacientes que acceden a los distintos servicios de un hospital y, en la actualidad, es útil para cualquier edificio complejo en el que las personas necesiten orientación para acceder a cualquiera de sus dependencias. El proyecto se ha publicado en las revistas internacionales: Cybernetics and Systems y Journal of Systemics, Cybernetics and Informatics.

 

De hecho, el prototipo de SIGUEME está probándose en estos momentos en la biblioteca municipal de Meco, donde se utiliza para realizar un estricto control estadístico sobre número de usuarios y para obtener datos fiables sobre su comportamiento: qué servicios utilizan más, que salas son las más ocupadas, cuál es el tiempo de estancia de cada usuario, cuales son las horas de más afluencia… En el futuro, también se pretende informar sobre la sala en qué se encuentra un libro determinado o para localizar a un niño que se haya extraviado.

La profesora titular de Arquitectura y T. de Computadores, María Dolores Rodríguez, y el catedrático de escuela del área de Matemática Aplicada, Bonifacio Castaño, explican en qué consiste este sistema: “llevamos trabajando 4 años en dos proyectos de investigación, financiados por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, destinados a la detección y guiado de personas. El sistema tiene 3 partes fundamentales: en primer lugar, una parte electrónica de detección de personas mediante un sistema de sensores RFID (sensores de identificación por radiofrecuencia);  la segunda parte consiste en un sistema de planificación para encaminar a las personas dentro de un edificio de acuerdo con sus intereses particulares (por ejemplo, cuando tienen que ir al servicio de radiología de un hospital y no saben dónde se ubica), y una tercera parte formada por un sistema de información mediante el que se comunica al usuario, de forma individualizada, el itinerario que tiene que seguir. Es un sistema convencional: sabemos dónde está la persona, sabemos dónde quiere ir y conocemos la topología del edificio. Entonces, planificamos el camino más corto, más eficaz, desde el lugar donde se encuentra hasta su destino y le indicamos cómo recorrerlo”.

Hay una segunda aplicación del sistema, destinada a edificios más complejos, como podría ser un centro de exposiciones o un museo, destinada a facilitar, por ejemplo, evacuaciones masivas en casos de emergencia:

“En este caso, la aplicación estaría destinada a edificios extensos, con muchas dependencias y grandes movimientos de personas en su interior. En esta situación, si de pronto es necesario evacuar el edificio, es fundamental conocer dónde se encuentran todas las personas, saber cuáles son las salas con más ocupación y diseñar los movimientos necesarios para evitar que se produzcan colapsos y aglomeraciones con el objetivo de que la evacuación se haga de la forma más eficaz. Para ello es necesario combinar un sistema para detectar el movimiento y la ubicación de los visitante, un sistema de planificación para diseñar una forma de desalojar el edificio que sea óptima y un sistema de información para que la gente observe, mediante pantallas, qué movimientos tiene que hacer y la dirección en que deben moverse de acuerdo con el lugar en que están”.

¿Cómo se consiguen estos objetivos? El sistema plantea que cada usuario, cuando acceda a un hospital, a un centro médico, a un museo o a una biblioteca, disponga de una tarjeta RFID, similar a las etiquetas de seguridad que se incluyen en cualquier prenda de cualquier gran superficie y que se puede adjuntar a un carné de biblioteca, la tarjeta sanitaria o una entrada para un museo.

Asimismo, el sistema debe incluir puertas de detección, similares también a las que existen en las tiendas de ropa, que permiten controlar el paso de las personas, y un sistema de pantallas informativas que, a medida que vas pasando “te va identificando y te indica el mejor camino para llegar a tu destino desde el punto en el que te encuentras”.

Pero no todo queda aquí. Este equipo de investigación está trabajando en un sofware de control inteligente, destinado a centros de atención de mayores, sobre todo, cuyo objetivo es la vigilancia de personas -salvaguardando su intimidad- y la aplicación de los medios disponibles para solventar las emergencias que se produzcan, dando prioridad a las más urgentes.

Fuente: www.uah.es

www.diseñoaccesible.es

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s