ANOMALÍAS EN LA VISIÓN DEL COLOR

Mezcla aditiva - Mezcla sustractiva de colores primarios

La visión del color es una respuesta fisiológica y psicológica al estímulo de la radiación que incide en los ojos. Es decir, el color no es una propiedad intrínseca de los cuerpos sino la forma en que las personas interpretan las diferentes frecuencias que forman parte de la luz. De ahí que convenga distinguir entre los elementos objetivos y subjetivos que ocurren en la sensación de color.

Los cuerpos que emiten luz por algún método físico- químico se ven del color de la radiación.

Por otro lado, el color de un cuerpo depende de la luz que incide sobre él y de la naturaleza del propio objeto. El color que se observa es el resultado de la absorción selectiva de algunas de las frecuencias que pertenecen al espectro visible. El resto de las frecuencias llega a nuestros ojos después de haber sido reflejadas o transmitidas por el cuerpo.

Una vez que el rayo llega al ojo, y más concretamente a la retina, se produce la excitación de las células fotorreceptoras (conos y bastones) que convierten los estímulos luminosos en impulsos que transmiten a otras células hasta que llegan al cerebro. Los conos son los encargados de la agudeza visual y discriminación de los colores con iluminación muy intensa, siendo muy numerosos y desarrollados en la zona central de la fóvea; mientras, los bastones conciernen a la visión con luz escasa.

Una de las características en la visión de los seres humanos es su capacidad para discriminar colores y también para igualar cualquier color (mediante mezclas aditivas) a partir de una determinada cantidad de los llamados colores primarios. Esto se lleva a cabo como síntesis neuronal que a partir de las absorciones máximas de los tres tipos de conos realiza el cerebro. Los conos aislados no transmiten información acerca de la longitud de onda del estímulo luminoso. Cuando un cono absorbe un fotón, la respuesta eléctrica que genera es siempre la misma, sea cual sea la longitud de onda.

 Cuando estos procesos no se producen correctamente se dice que la persona posee una “visión defectiva o anómala”.

TIPOS DE ANOMALÍAS CONOCIDAS:

El color es el resultado de la actividad de tres tipos de mecanismos perceptivos (procesos opuestos) relacionados con la detección de desequilibrios relativos en la energía luminosa que llega al observador. El primero de ellos es el denominado “blanco- negro” o “acromático” cuya actividad se basaría en la comparación de las cantidades de luz procedentes de áreas vecinas. A los otros dos se les denomina “cromáticos”. Son la ceguera “rojo-verde”, en la que predominan las longitudes de onda medias o cualquiera de los extremos. Y la ceguera “amarillo-azul” que indica un predominio de las longitudes de onda largas o cortas, pero no simultáneas.

Las anomalías pueden estar relacionadas con la imposibilidad de reconocer un color (debida a la falta, inactivación o falta de desarrollo de algún tipo de conos) o la dificultad de reconocerlo (causada por una alteración en la absorción de dicha célula fotorreceptora). A las primeras se les denomina deficiencias cromáticas severas, y a las segundas anomalías cromáticas.

Entre las primeras hay que destacar:

MONOCROMATOPSIA: Sólo presentan un tipo de conos con lo que las personas con esta deficiencia no tienen capacidad para distinguir colores, sólo ven grises. Parece como si sólo pudieran distinguir la claridad. Su visión es similar a la de aquellos que carecen de cualquier tipo de conos (ACROMATOPSIA).

DICROMATOPSIA: presentan dos tipos de conos. Podrían hacer igualaciones pero algunas combinaciones serían indistinguibles y muchas mezclas serían inaceptables para el observador normal.

Se pueden distinguir cuatro tipos de dicromatopsias:

Protanopía: confunde el rojo y el verde entre sí, y el rojo y el verde azulado con el gris.

Deuteranopía: también confunde rojo y verde entre sí y, además, el rojo púrpura y el verde con el gris.

Tritanopía y tetranopía: confunden el amarillo y el azul, y el púrpura azulado y el amarillo verdoso con el gris. La diferencia entre ellas se debe a que la longitud de onda máxima de la primera es de 555nm y la de la segunda es de 560nm.

La primera es del tipo protán (los rojos se ven como verdes), la segunda del tipo deuterán (en este caso los verdes se ven como rojos) y las terceras del tipo tritán.

TRICRÓMATAS ANORMALES. También existen anomalías en los observadores tricrómatas  a los que no les satisface las igualaciones hechas por un observador normal. Son las pertenecientes a las anomalías cromáticas.

Hay tres tipos:

Protanomalía: pertenece al grupo de anomalías del tipo protán (presenta una confusión entre el rojo y el verde, viéndose los rojos como verdes como en el caso de los protonopes).

Deuteranomalía: esta pertenece al tipo deuterán (confusión entre rojo y verde, viéndose también los verdes como los rojos como ocurre con los deuteranopes). Se diferencia con la anterior en la curva de sensibilidad espectral y en las igualaciones colorimétricas.

Tritanomalía o tritanopía incompleta: como en el caso de la tritanopía se confunde el amarillo con el azul.

Excepto en el caso de las anomalías cromáticas que carecen de puntos neutros, para el resto de las deficiencias cromáticas sí existen. Destacando el caso de la acromatopsia en la que para todas las longitudes de onda existen puntos neutros.

www.diseñoaccesible.es

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s